• xaviergluque

L'espanyolització del Barça

El Barça era un club marcat com a catalanista i fins i tot separatista. El nou règim sorgit de la guerra civil va tenir interès especial en modificar el seu esperit fundacional i ho va fer, entre altres mesures, amb la redacció d'uns nous estatuts, que es van aprovar l'any 1940. La castellanització del nom de l'entitat i la desaparició de la senyera catalana de l'escut van ser dos canvis destacats, però n'hi va haver més. Aquest nou reglament del Barça va desaparèixer fins i tot dels arxius del club. Uns estatuts perduts completament. Fins que es van retrobar i recuperar l'any 2011...


Los estatutos franquistas del Barça

Los primeros estatutos del Barça tras la Guerra Civil, los que se aprobaron en junio de 1940 y certificaron la adhesión inquebrantable de la entidad al nuevo régimen, han sido recuperados íntegramente. Constan de diez capítulos y 38 artículos. Después de décadas dándolos por perdidos, sin saber su paradero, una investigación de La Vanguardia ha permitido su recuperación y que se puedan incorporar a la relación de textos fundamentales de la historia del club, reflejando fielmente cómo fue una de las épocas más oscuras de la entidad, unos años en los que bordeó la desaparición y luego vio cómo el primer equipo del club estuvo muy cerca del descenso a Segunda División.

El texto recuperado establece que el objeto de la entidad –que por primera vez ve castellanizada su denominación oficial para pasar a convertirse en Club de Fútbol Barcelona– es “fomentar el deporte en todas sus manifestaciones y contribuir al mejoramiento moral y al desarrollo físico de la juventud española” y también “apoyar cuantas manifestaciones tiendan a poner en lugar preferente el nombre del deporte nacional en la medida de sus posibilidades”.

NUEVAS NORMAS El presidente lo nombran las autoridades y ya no es necesario que sea socio del club
LA AMENAZA La disolución del club podrá ser acordada por orden terminante de los organismos superiores

En 1940, en un contexto de nuevo orden, de depuraciones, de “hechos pasados que no deben repetirse”, el Barça quedó incautado por las autoridades franquistas. Enrique Piñeyro Queralt, marqués de la Mesa de Asta, del que el anecdotario cuenta que ni siquiera había visto nunca un partido de fútbol, fue designado presidente, el primero de la historia que ni tenía carnet de socio ni había sido refrendado por los barcelonistas.

Piñeyro tomó posesión del cargo el 13 de marzo de 1940 y en tres meses justos ya había cumplido la primera tarea encomendada: anular todos los artículos estatutarios contrarios al nuevo régimen y redactar una carta magna azulgrana adecuada a los nuevos tiempos. Los estatutos de 1940 anularon la normativa anterior, aprobada en 1932 bajo la presidencia de Joan Coma. En estos, redactados en catalán, se especifi- caba que “toda reforma deberá ser solicitada al menos por el 5% de los socios” y aprobada en asamblea general por “tres cuartas partes de los asistentes a la asamblea”. Los nuevos rectores del club no respetaron ni una de estas condiciones.


Piñeyro nombró una comisión de redacción de los nuevos estatutos, formada por dos directivos: Javier de Mendoza Arias-Carvajal y Juan Agustí Peypoch. El primero, abogado y capitán de Artillería (promoción del verano de 1938), fue luego presidente de la Federación Catalana de Fútbol. El segundo era cirujano y hermano del escritor Ignasi Agustí.

El 12 de junio de 1940 se aprobó el nuevo articulado, por el que el FC Barcelona se vio modificado en su pura esencia. Desde el artículo 3, donde se especifica que en la parte superior del escudo del club figurarán “dos franjas rojas verticales, en fondo amarillo”, eliminando así las cuatro barras de la bandera catalana. Pasando por el espíritu democrático de la entidad, que queda anulado en artículos como el 18, donde se establece que “el Club de Fútbol Barcelona estará regido por un Consejo Directivo compuesto de 12 a 18 miembros que podrán ser socios del club o personas ajenas al mismo”, dando así carta blanca a la intromisión de personas afines al régimen aunque ajenas al barcelonismo.


Y aún más en el artículo 19: “El nombramiento de Presidente, de conformidad con lo dispuesto por la Superioridad, lo efectuará la Federación Catalana de Fútbol, elevando a la Federación Española la correspondiente declaración jurada del mismo”. Entre los detalles que deberán acreditar el presidente nombrado desde Madrid y los miembros de su directiva se exige saber si ya desempeñaban el cargo “con anterioridad al 18 de julio de 1936” y también “dónde les sorprendió el Glorioso Movimiento Nacional y la actividad que desarrollaron desde su iniciación hasta la terminación de la guerra”. Durante años, aspirantes a directivo del Barça quedarán tachados por el lápiz rojo censor.

Las siglas del escudo anterior a 1940 no se recuperaron hasta el año 1974

En otro artículo, el octavo, se señala que el Consejo “por unanimidad podrá acordar la baja de los socios que por su comportamiento moral, social o político se hagan acreedores a dicha sanción”.

El articulado de estos estatutos franquistas del FC Barcelona no deja nada al azar e incluso establece las condiciones para disolver el club. Reza el artículo 34: “La disolución del Club de Fútbol Barcelona podrá ser acordada por orden terminante de los organismos superiores al mismo y en especial por la Federación Española de Fútbol”.

Y un detalle interesante, en caso de disolución (ordenada desde Madrid y sin derecho a réplica) se formulará el inventario del activo y el pasivo y “si resultara algún sobrante” se repartirá, en principio, entre las entidades benéficas que acuerden los liquidadores, pero, añade el artículo 35, “y en especial de aquellas que tengan relación directa con los deportes a cuya actividad se dedique o haya dedicado el Club de Fútbol Barcelona. Tanto en un caso como en otro deberá tratarse precisamente de entidades que radiquen dentro del término municipal de Barcelona o de su provincia”. Si se les va un poco la mano decretan directamente que el campo de Les Corts pase a manos del Espanyol.

Naturalmente, el nuevo texto avisa de que “quedan nulos y sin efecto todos los Estatutos y Reglamentos anteriores, así como todos los acuerdos de Consejo Directivo o de las antiguas Asambleas que se hallen en contradicción con el presente Reglamento”. Los cuarenta años de historia del Barça de Gamper quedaban así borrados para siempre.

Los estatutos de la directiva de Piñeyro, ahora recuperados, tuvieron vigencia hasta 1950, cuando fueron remodelados bajo la presidencia de Agustí Montal.


Publicat a 'La Vanguardia" l'11 de març del 2011. Part I - Part II

13 vistas

© 2019 by Xavier G. Luque