La Copa més polititzada

El rei Joan Carles i la Copa de 1976
El rei Joan Carles i la Copa de 1976

La Copa es va conèixer durant anys com a “Campeonato de España” o “Copa de España”, de manera similar al que passa a d’altres països europeus. Però a partir de 1939 el nou règim sortit de l’aixecament militar va inventar la “Copa del Generalísimo” i fins i tot van començar a comptar-les des de zero. Hi va haver doncs la “I Copa del Generalísimo”, la segona, la tercera… Què va passar després de la mort del dictador? En primer lloc que la Copa de la temporada 1975-76 encara es va dir “del Generalísimo” tot i que el trofeu ja el va lliurar Joan Carles I.

El rei Joan Carles lliura la Copa del Generalísimo del 1976
El rei Joan Carles lliura la Copa del Generalísimo del 1976

I a partir de l’any següent, amb tota normalitat la competició es va rebatejar com “Copa del Rey”. I així continua. Tot i que a llocs com la Viquipèdia (i la wikipedia) es parli d’una “Copa de la República” (durant la República) o “del Rey” (abans de 1931), el cert és que aquesta denominació mai no va ser utilitzada de forma àmplia i ni tan sols solien ser els presidents de la República els que lliuraven el trofeu. Aquest és el resum de la història tal i com es va explica en un article de La Vanguardia d’ara fa un any, el 29 de maig de 2015:

 La Copa de España, un trofeo con apellido

La historia de la Copa (I)
La historia de la Copa (I)

La historia de la Copa (II)
La historia de la Copa (II)

La denominación del torneo por eliminatorias como Copa del Rey tiene sus orígenes en el régimen franquista, que es quien implantó la costumbre, en su caso, lógicamente, de denomi­narla Copa del Generalísimo. Un repaso a la hemeroteca de este diario permite comprobar como la Copa era conocida como Cam­peonato de España o Copa de Es­paña y a lo sumo, entre líneas y esporádicamente, se hablaba del trofeo “que concede SM el Rey”. Tampoco cambió la costumbre en las seis ediciones que se dispu­taron durante la República. De 1931 a 1936 se seguía hablando con normalidad del Campeonato de España e incluso se restó trascendencia al acto de entrega del trofeo, que sólo una vez corrió a cargo del presidente de la Repú­blica. En 1931 y 1932 fue Indalecio Prieto, ministro de Hacienda primero y de Obras Públicas des­pués, quien libró la copa al capitán de los campeones. En 1933, con la final en Barcelona, asistie­ron Francesc Macià y Lluís Com­panys y el trofeo lo entregó Rafael Sánchez Guerra, secretario gene­ral de la presidencia de la Repú­blica y, dos años más tarde, presi­dente del Madrid FC. En 1934 fue Companys quien entregó la Copa al capitán madridista Ricardo Za­mora. En la final de 1935 por pri­mera vez asistió Alcalá Zamora y entregó la Copa. Y en 1936 fue el ministro de Agricultura, Mariano Ruiz­ Funes, el protagonista de la foto. Aprovechó para explicar que no opinaba de fútbol “porque no lo conozco y yo sólo hablo de lo que entiendo”.

Franco apareix per sorpresa a la final del 1942 i el partit s'atura immediatamentClick To Tweet

A partir de 1939 cambió por completo el panorama. El trofeo, organizado con gran celeridad entre los meses de mayo y junio, pasó a denominarse con toda la pompa Copa del Generalísimo e incluso se empezaron a numerar de nuevo las ediciones. El Sevilla conquistó la I Copa del Generalí­simo en Montjuïc.

Al principio Franco ni asistía a las finales. En las tres primeras quien entregó la copa fue el general José Moscardó, delegado na­cional de Deportes. Y cuando el 21 de junio de 1942 el dictador en persona se presentó sin aviso pre­vio y con el partido ya comenzado en Chamartín, la noticia fue co­mentada con grandes titulares y crónicas elogiosas en la prensa.

El partido se detuvo unos instan­tes mientras todos los asistentes en pie lanzaban gritos de “Fran­co, Franco” y aplaudían con fer­vor. El vencedor de la guerra sa­ludó desde el palco de autorida­des y el partido pudo proseguir. Ese primer trofeo entregado por Franco lo recogió el capitán del Barça, ganador de la final contra el Athletic en la prórroga.

Franco tampoco asistió a las fi­nales de 1944 a 1947 y luego, has­ ta su muerte en 1975, ya sólo se perdió una, la de 1953, cuando fue sustituido por el general Muñoz Grandes. En 1976 el trofeo aún se disputó como Copa del Generalí­ simo, pero lo entregó el rey Juan Carlos. Y a partir de 1977 se susti­ tuyó la denominación oficial por la de Copa del Rey, sin que nadie propusiera recuperar la histórica Copa de España.

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (2 votes, average: 4,50 out of 5)
Loading...

1 Comment

Leave a Reply

Your email address will not be published.


*